Pasar al contenido principal

Rock-Ola. Templo de la Movida

Publicado en
Precio: €21,12
Antonio de Prada
[Amargord,2010]
Pgs.: 124
Rústica
Nuevo

Hace unos meses se celebró de forma institucional los 20 años de La Movida. Es una celebración curiosa porque no está muy claro cuál fue el origen o el final de dicho movimiento, es más, para algunos ni siquiera existió. Lo que sí es cierto, es que si alguien muestra algún interés sobre el tema, hay una serie de nombres asociados a La Movida: Madrid, Almodóvar, Alaska, la bovia o Ouka Lele, pero de todos ellos, hay uno que aparece en cualquier artículo, libro o charleta que trate del tema: Rock-ola. Pero, ¿qué era el Rock-ola?, ¿por qué lo llaman el Templo de La Movida?
Todo nació de la necesidad del dueño de la sala de dar salida a un local que se le había quedado vacío y a la necesidad de la ciudad de que existiera un lugar lo suficientemente grande para que pudieran venir grupos extranjeros a tocar, principalmente ingleses. Así, de una forma un tanto casual, en abril de 1981 nace el Rock-ola una sala de conciertos oscura, hecha a base de retales, con un aforo de unas 700 personas y que aunque tiene unos inicios titubeantes empieza a cobrar importancia con el concierto de Spandau Ballet. A partir de ese momento, todos los grupos de esa época en los que uno pueda pensar tocaron allí, tanto españoles: Los Secretos, Radio Futura, Gabinete Galigari, Alaska y dinarama, Parálisis Permanente, Siniestro Total, Hombres G, Joaquín Sabina, Los Chunguitos, Kiko Veneno, Golpes Bajos, Los Secretos, Almodóvar y Macnamara, Aviador Dro o Nacha pop; como extranjeros: Iggy Pop, Echo and the bunnymen; Siouxi and the bunshees, Depeche Mode, Divene, UK subs o Simply minds.
Este libro narra la historia del Rock-Ola, en palabras e imágenes.